El Cister Ibérico

Un recorrido por los monasterios cistercienses de la península ibérica

Inicio / El Cister en Castilla / Castilla León / León / Monasterio de Otero de las Dueñas

Situación

Otero de las Dueñas

León

Horario de Visitas

Desaparecido

Propietario

-

Estado de Conservación

Desaparecido

Obras

-

Comunidad religiosa

-

Culto

-

Restricciones Visitas

-

Pagina Web

-

Otros servicios

-

Alrededores

-

Monasterio de Santa María de Otero de las dueñas

 

Se construyó en la localidad de la misma denominación, a 25 Km de la capital leonesa. En la actualidad el edificio ha desaparecido. 

La primera documentación existente se remonta a 1230, cuando Dª María Núñez de Guzmán, hija del conde Nuño Meléndez y condesa de Villalba de la Loma que vivía en el monasterio de Sta. María de Gradefes, dona a la orden del Cister mediante documento redactado en Mansilla de las Mulas, la heredad y tierras que poseía en las tierras de León.

En 1240 , la condesa Dª María otorga bienes a a Santa María de Otero para fundar un monasterio de Dueñas sometido a la disciplina cisterciense, dotándolo de bienes heredades y vasallos. Posteriormente otras donaciones regias y particulares, ademas de compras del propio monasterio, aumentan su patrimonio, como queda registrado en la relación de propiedades que se efectúa en 1263. 

El comienzo de la vida monástica es de fecha incierta, siendo la de 1245 la que aceptan algunos autores, siendo Santa María de Gradefes el origen de las primeras monjas, que salen del monasterio durante el abadiato de Teresa Alfonso. En cualquier caso, estaría establecido antes de 1266 cuando Alfonso IX toma al monasterio bajo su protección. 

Las relaciones de filiación con Gradefes no fue siempre cordial, siendo la abadesa de Gradefes la que debía confirmar los nombramientos de Otero, muestra de ello es la sentencia decretada por los jueces apostólicos, el 6 de abril de 1484 durante el pontificado de Sixto IV, en la que se depuso a Dª Mª de Quiñones de Otero, a solicitud de Dª Catalina a su vez abadesa de Gradefes. Esta conflictividad persiste a lo largo del tiempo, hasta que en 1796 por decreto de Pío VI, las monjas de Otero consigue la independencia de Gradefes, siendo sometidas a la jurisdicción del obispo de León, aunque el territorio correspondía al obispado de Oviedo. 

El 30 de noviembre de 1868, se produce la exclaustración, siendo demolido el monasterio, refugiándose la comunidad en Villares de Órbigo, hasta que en 1882, las dos monjas que quedaban de la comunidad original, se refugian de nuevo en Gradefes, fundiéndose en una sola comunidad.